La metodología Lean Startup aborda el lanzamiento de un proyecto desde un punto de vista opuesto al sistema tradicional. De hecho, lo rediseña para que sea más eficiente con el fin de que los emprendedores incrementen sus posibilidades de crear una startup o lanzar un producto con éxito ahorrando tiempo y dinero.

 

Este concepto acuñado por Eric Ries en el libro The Lean Startup está transformando la forma de idear, fabricar y lanzar nuevos productos al mercado, y nace ante las necesidades de las nuevas empresas en los últimos años.

 

  • En el sistema tradicional se siguen una serie de pasos determinados y prefijados entre que tenemos una idea hasta que la comercializamos. Es decir, este método clásico contempla todas las fases de creación del producto hasta su desarrollo final y su presentación al mercado. Al final de toda esta “cadena de montaje” sería cuando conoceríamos la aceptación por parte del consumidor y es un proceso costoso.

 

  • En la metodología Lean Startup se simplifica el proceso ahorrando tiempo y dinero, ya que se crea un prototipo o producto mínimo viable (MVP) que no está totalmente acabado pero que permite testar la satisfacción del consumidor final para realizar los reajustes correspondientes.

 

 

 

El objetivo de la metodología Lean Startup consiste en:

 

  • Reducir riesgos en el lanzamiento de productos y servicios.

 

  • Aprender de la información que facilita el cliente final.

 

  • Reajustar el prototipo de forma rápida y económica en función de la información obtenida para satisfacer al consumidor de forma más precisa.

 

 

 

¿Cuáles son los pilares de la metodología Lean Startup?

 

Este método se basa en tres fases claras:

 

Construir

Para hacer realidad tu idea se desarrolla un prototipo o MVP que cuenta con las funciones básicas y necesarias para poder ser lanzado y con el que obtendremos una respuesta por parte del usuario. Como ves, no es necesario finalizar su desarrollo para testarlo, lo que conlleva un considerable ahorro de recursos en el inicio del proyecto.

 

Medir

Al lanzar el prototipo recibiremos el feedback o la información necesaria que nos permita analizar y medir la respuesta del mercado.

 

Aprender

En este punto ya conocemos los aspectos que funcionan del MVP por lo que seguimos trabajando en ellos para optimizar el producto, al mismo tiempo que se descartan aquellos que no funcionan para el consumidor final, aunque ello suponga pivotar o cambiar de estrategia respecto a la idea original.

 

 

 

La filosofía del método Lean Startup se basa en la experimentación con ciclos de desarrollo muy cortos porque lo importante es presentar cuanto antes la idea o el prototipo para testar la reacción del mercado.

 

Para ti, como emprendedor, supone presentar tu producto con las funciones necesarias para saber si va a gustar a tus clientes. Esto nos permitirá analizar qué aspectos funcionan y cuáles necesitamos modificar para satisfacer con mayor precisión su demanda. En definitiva, esta metodología es un constante aprendizaje destinado a reajustar rápidamente el prototipo para ver si vamos por el buen camino o si es preciso realizar cambios.

 

En este sentido, cuanto más conozcamos el mercado, mejor podremos satisfacer la demanda del cliente final con un producto diseñado de forma específica para él. Para llegar a este punto en ocasiones será necesario pivotar o cambiar de estrategia para adaptar el negocio a las realidades del mercado.

 

 

 

En Weprot integramos el método Lean Startup para ayudarte a crear tu producto o servicio de forma simplificada, reduciendo riesgos y ahorrando costes.