Muchas apps tienen una historia detrás que nos hacen pensar “¡vaya!, ¿y si se me hubiese ocurrido a mí…?”. Y es que en ocasiones no somos conscientes del potencial que tenemos para solucionar problemas que también afectan a otros, y dejamos aparcadas ideas que pueden ser exitosas.

 

En Weprot te animamos a leer las siguientes historias y que te cuestiones ese “y si…” que lleva tiempo rondándote la mente.

 

 

 

Duck Duck Moose

 

Esta start-up dedicada al desarrollo de aplicaciones orientadas a la educación infantil nació en el salón del matrimonio Flexer. La idea surgió al observar a su hija de dos años y la destreza con la que navegaba e interactuaba con las aplicaciones del móvil de su padre.

 

A partir de ahí, la chispa de la idea tomó forma en su primera aplicación, “Wheels on the Bus”, con el fin de unir entretenimiento y educación para los más peques.

 

En la actualidad cuenta con 21 apps dirigidas a niños de 2 años en adelante que se han descargado más de 10 millones de veces.

 

 

Summly

 

Nick D’Aloisio se hizo millonario con 17 años con la app Summly. Esta aplicación nació como soporte a sus tareas escolares, ya que la idea básica consistía en resumir un texto en frases y palabras clave. ¿Te recuerda a los esquemas que los profesores nos recomendaban hacer durante el estudio?

 

La aplicación consiguió un millón de seguidores en poco tiempo, lo que atrajo a Yahoo que desembolsó 30 millones de dólares por esta idea de soporte al estudio que todos hemos utilizado y que Nick desarrolló.

 

 

 

Más próximas a nosotros por su ubicación en Barcelona son las apps de los primos Pierre.

 

Glovo

 

Glovo es una app que permite encargar cualquier producto y recibirlo en casa en menos de una hora. Pedidos a restaurantes, regalos, flores… se gestionan a través de esta aplicación que ya está disponible en España, Chile, Perú, Argentina, Francia, Portugal e Italia.

 

¿Alguna vez te has preguntado “ahora mismo necesitaría…”? Oscar Pierre tuvo en cuenta a los usuarios con necesidades inmediatas que debían ser cubiertas de forma rápida. El primer servicio se realizó en 2015 y actualmente ya han conseguido 37 millones de euros.

 

 

Badi

 

Badi conecta a las personas que buscan y ofrecen habitaciones en alquiler de forma más cercana, sin agencias ni intermediarios, basándose en la afinidad de la búsqueda de compañeros. Creada en 2015 por Carlos Pierre, fue elegida la mejor aplicación española por la plataforma The App Date el mismo año. Con más de 10 millones de solicitudes de alquiler en España, estará presente en Londres, Amsterdam, París y Berlín.

 

Acaba de cerrar una ronda de más de 8 millones de euros.

 

 

 

Si después de leer estas historias inspiradoras has caído en la cuenta de que tienes varias ideas que has dejado de lado porque “no te parecen importantes”, dales una vuelta. Como ves, muchas veces desarrollamos para nosotros mismos una solución que necesitan otros, o tenemos delante la semilla para una app de éxito. No tienes por qué empezar con una gran inversión. Primero puedes crear un prototipo para ver qué aceptación tiene entre tus potenciales clientes.

 

En Weprot te ayudamos a valorar tu idea y te aconsejamos sobre el desarrollo de tu app. Contacta con nosotros y cuéntanos qué es lo que te ha inspirado a ti.